Juego Responsable

El mundo de las apuestas, definitivamente, está repleto de emociones de alta intensidad. El juego puede ser una experiencia increíblemente divertida y emocionante. Sin embargo, las apuestas no están exentas de problemas o riesgos.

Más allá de la obvia posibilidad de perder dinero, existen riesgos mayores. Ciertos jugadores terminan desarrollando problemas con las apuestas. El juego responsable consiste en apostar de forma disciplinada y mesurada, sin consecuencias destructivas en la vida del jugador.

En este artículo, vamos a explorar en mayor detalle los problemas con las apuestas y la ludopatía en general. Discutiremos la naturaleza de la adicción a las apuestas, así como opciones, alternativas y recursos de ayuda.

Al considerar el juego en general, podemos identificar varios pros y contras.

  • Ventajas

  • Es divertido
  • Es muy emocionante
  • Es fácil y cómodo
  • Límites

  • Puede convertirse en una adicción
  • La adicción causa grandes problemas personales, familiares y sociales

¿Qué Es La Adicción a Las Apuestas (Ludopatía)?

La adicción a las apuestas es, básicamente, una relación poco saludable con el juego. Los ludópatas sienten el impulso de seguir apostando a pesar de desear detenerse, o experimentar consecuencias negativas.

Existen muchos tipos de relaciones poco saludables con las apuestas, y estas pueden ser categorizadas según la clase de experiencia que obtienen los jugadores al apostar.

🔸 Apostador Problemático

El término “apostador problemático” cubre un amplio rango de experiencias. En general, una vez que un apostador problemático comienza a apostar, le resulta muy difícil detenerse. Una vez que han comenzado, apuestan en exceso, o no controlan su nivel de riesgo.

Por otra parte, el apostador problemático sufre consecuencias. Sus hábitos de apuestas perturban su vida cotidiana, y pueden causar problemas a quienes los rodean. Es quizás la primera fase de la adicción a las apuestas.

Cuando un jugador es identificado como apostador problemático, aún está a tiempo de cambiar el rumbo. Una intervención en el momento justo por parte de su círculo de apoyo puede dar buenos resultados.

🔸 Apostador De Rachas

Un apostador de rachas exhibe muchos de los problemas que caracteriza al apostador problemático. Sin embargo, pueden pasar un largo tiempo sin apostar, es decir, no necesitan apostar regularmente para calificar como apostadores de rachas.

Lo que los define es el hecho de que, al apostar, rápidamente las cosas se salen de control. Una vez que termina el juego, pueden dejar de apostar por un tiempo. Sin embargo, la forma en la cual apuestan es inherentemente peligrosa.

Cuando están en plena “racha”, no miden los riesgos de forma adecuada. Toman decisiones que ponen en peligro su estabilidad financiera, su futuro y el de sus seres queridos. Es una forma más seria o avanzada de adicción al juego.

🔸 Apostador Compulsivo

El apostador compulsivo es la etapa final y más autodestructiva de la adicción a las apuestas. Un apostador compulsivo es un ludópata pernicioso. Ha perdido toda capacidad de controlar sus apuestas y es incapaz de reconocer el riesgo como tal.

Los apostadores compulsivos tienen pensamientos obsesivos sobre las apuestas. Sienten impulsos irrefrenables de apostar, y suben las apuestas constantemente, sin considerar las consecuencias. También apuestan más allá de sus medios, adquiriendo deudas con prestamistas o corredores de apuestas.

Esto hace que los apostadores compulsivos frecuentemente metan en problemas financieros a su familia, amigos e incluso a sí mismos.

Señales De Una Persona Adicta

No todos los jugadores desarrollan adicción a las apuestas. Ser adicto a las apuestas no significa simplemente ser un apostador entusiasta. Cometer un error o apostar de más en alguna ocasión, no te hace adicto a las apuestas.

La adicción requiere un patrón de conducta presente a través del tiempo. El diagnóstico según el DSM-V requiere al menos cuatro de los siguientes síntomas en un espacio de 12 meses.

  • Necesidad de apostar cantidades crecientes de dinero para obtener la excitación deseada.
  • Comportamiento inquieto e irritable al intentar apostar menos o dejar de apostar.
  • Reiterados intentos fallidos de controlar, reducir o dejar las apuestas.
  • Preocupación obsesiva por las apuestas, como pensamientos intrusivos y constante planificación de futuras apuestas.
  • Apuestas frecuentes al sentirse agobiado (sensaciones de culpa, ansiedad, tristeza, impotencia).
  • Apostar más luego de perder mucho dinero, para intentar “recuperar” lo perdido.
  • Mentiras a seres queridos y parientes para esconder el tamaño o frecuencia de pérdidas incurridas al apostar.
  • Poner en riesgo o perder relaciones personales, laborales, oportunidades educativas o de carrera debido a las apuestas.
  • Depender de otros para obtener dinero con el cual salir de embrollos financieros causados por las apuestas.

Limitación De Responsabilidad

La información disponible en este artículo fue creada con propósitos exclusivamente informativos. El contenido de este artículo no es sustituto para consejo médico profesional, diagnóstico ni tratamiento.

Si crees que tú o un ser querido podría sufrir de adicción al juego, busca ayuda profesional. Nunca ignores el consejo de un profesional basado en la información provista en este artículo. Si sospechas que debes buscar ayuda, no esperes, contacta a un doctor o profesional de la salud mental.

¿Qué Causa La Ludopatía?

La ludopatía es una condición compleja, que responde a una diversa serie de factores. Es difícil determinar exactamente cuál es la causa de la ludopatía.

Generalmente, no se trata de una sola causa en particular. La mayoría de los ludópatas presentan varios factores biológicos, psicológicos y sociales. Asimismo, la condición se suele presentar con alto grado de comorbilidad con otras patologías:

🔸 Factores Biológicos

Cada vez que apostamos, nuestro cerebro recibe un golpe repentino de adrenalina y dopamina. Estos químicos inundan el cerebro de sensaciones placenteras. Como consecuencia, es normal sentir el deseo de repetir estas conductas. Después de todo, se sienten bien.

Esa es una raíz biológica de la adicción. Sin embargo, no todas las personas sienten lo mismo al apostar. Dependiendo de la química cerebral de cada persona, responderán al riesgo y recompensarán de forma diferente.

Para algunos, el riesgo genera tal ansiedad que las apuestas no son placenteras. Para los apostadores potencialmente problemáticos, su percepción del placer al apostar excede por mucho el riesgo.

🔸 Factores Psicológicos

La psicología de cada individuo es otro factor de riesgo en la adicción a las apuestas. Repetir una acción una y otra vez, a pesar de conocer las consecuencias negativas, corresponde a cierto perfil psicológico.

Los apostadores problemáticos por lo general usan las apuestas para buscar beneficios específicos. Por ejemplo, reducir el estrés o aburrimiento, buscar placer, lidiar con emociones negativas o evitar sentir síntomas de abstinencia.

Típicamente, el perfil psicológico del apostar problemático incluye dificultades para confrontar problemas cotidianos de la vida. Suelen carecer de habilidades para manejar problemas de forma sana, y por eso se apoyan excesivamente en la única solución que conocen: las apuestas.

🔸 Factores Sociales

El otro pilar de la adicción a las apuestas son los factores sociales. El ser humano es una criatura inherentemente social. La forma en la cual nuestro círculo social interactúa con nosotros nos marca y moldea.

En el caso de apostadores problemáticos, existen varias razones posibles. Por ejemplo, la falta de un círculo social que apoye al apostador hace más fácil perder el control. Por otra parte, ciertos círculos sociales pueden empeorar las tendencias.

La presión social de amigos es un factor importante, especialmente en hombres. Y la adicción a las apuestas es, en general, más frecuente en hombres que en mujeres.

Adicionalmente, venir de una familia de apostadores es un factor de alto riesgo. En esos casos, la conducta es aprendida y reforzada a corta edad.

🔸 Comorbilidad

La adicción a las apuestas se presenta en conjunto con una serie de patologías. Esta presentación conjunta es llamada comorbilidad, y representa una relación compleja. La adicción a las apuestas empeora los síntomas de estas otras patologías, y viceversa.

De hecho, los científicos creen que la comorbilidad patológica es la norma, y no la excepción, entre apostadores problemáticos. Estudios poblacionales en apostadores problemáticos han encontrado comorbilidad con problemas de abuso de sustancias y alcohol.

Entre un tercio y la mitad de los apostadores problemáticos tiene un trastorno del estado del ánimo. Estos incluyen depresión mayor, distimia, e hipomanía. Los trastornos de ansiedad, como fobias, pánico, ansiedad generalizada, o trastorno obsesivo-compulsivo, están presentes en hasta 60% de los apostadores adictos.

Trastornos de control de impulsos, de la personalidad, y trastornos de déficit de atención, muestran prevalencias de entre 15% y 60%. Trastornos de la personalidad comunes entre apostadores adictos incluyen personalidad limítrofe, antisocial, paranoide y narcisista.

Efectos Negativos De Las Apuestas

Las apuestas son muy divertidas, pero cuando comienza la adicción, termina la diversión. A continuación, te presentamos los principales efectivos negativos de las apuestas:

🔸 Problemas De Salud

En primer lugar, la adicción a las apuestas tiene graves efectos en la salud mental. Es un factor que empeora muchas patologías psiquiátricas mencionadas anteriormente. Al mismo tiempo, tiene importantes efectos nocivos para la salud física.

Los apostadores lidian con altos niveles de adrenalina y estrés. Con el tiempo, esto somete sus sistemas a mucha presión. Como consecuencia, los apostadores pueden desarrollar problemas de salud serios. El estrés reduce la función inmune, así que es más fácil que se enfermen.

🔸 Problemas Económicos

Por supuesto, la adicción a las apuestas suele llevar a graves problemas económicos. Las apuestas tienen un efecto desastroso en las finanzas personales de un apostador problemático. Puede tener suerte en alguna ocasión, pero acumula grandes deudas a largo plazo.

Y los problemas económicos no terminan con sus propias finanzas. Los apostadores problemáticos suelen meterse en grandes embrollos, apostando dinero que no tienen o que no es suyo. Las consecuencias pueden ser devastadoras para todos aquellos que los rodean.

🔸 Problemas Familiares

Los apostadores adictos típicamente experimentan una serie de problemas y quiebres en sus relaciones interpersonales. Los frecuentes problemas financieros hacen que los apostadores pidan préstamos a parientes y amigos, que luego no pueden pagar.

Esto pone a prueba sus relaciones, y frecuentemente terminan aislándose. Asimismo, muchos apostadores sienten vergüenza por sus acciones y pérdidas. Para esconderlas, llegan a mentir y engañar a sus seres queridos. Al traicionar su confianza, pueden causar mucho dolor contribuyendo al rompimiento de sus relaciones y posible aislamiento social.

🔸 Problemas Profesionales

Eventualmente, el caos que se adueña de la vida de un apostador problemático termina por afectar su carrera. En ciertos casos, pueden perder la capacidad de evaluar riesgos correctamente y cometer errores de criterio.

En otros, pueden perder la confianza de sus empleadores, particularmente en profesiones que manejan flujos de dinero. La falta de control de impulsos, exacerbada por la adicción a las apuestas, puede poner fin a una carrera. Incluso, puede llegar a ocasionar problemas con la ley.

¿La Adicción A Las Apuestas Es Un Problema Común?

Toda esta información puede sonar muy preocupante. Sin embargo, es importante comprender la prevalencia del problema. No todos los apostadores se convierten en adictos a las apuestas.

  • Las estadísticas indican que 55% de la población (4,2 billones de personas) apuesta al menos una vez al año.
  • 21% de la población mundial, o 1,6 billones de personas, apuestan regularmente.
  • Entre 0,3% y 4% de la población se convierte en apostadores problemáticos. Eso equivale a entre 25 y 300 millones de apostadores problemáticos en el mundo.
  • Por lo tanto, entre 1,5% y 18,75% de los apostadores regulares desarrolla problemas con el juego.
  • Esto equivale a entre 1 de cada 5, y 1 de cada 66 jugadores.

Sin embargo, los problemas con las apuestas tienen diferentes tasas de prevalencia en distintos lugares. Por ejemplo, las estadísticas sugieren que la adicción a las apuestas es:

  • Generalmente baja en Europa.
  • Generalmente alta en Asia.
  • De valores intermedios en Australia, Nueva Zelanda y Norteamérica.

Adicionalmente, los estudios han determinado que la disponibilidad de casinos y apuestas legales influye en la prevalencia de la adicción. Cuando una jurisdicción legaliza el juego, la prevalencia aumenta. Sin embargo, con el paso del tiempo, vuelve a descender. La adicción a las apuestas también varía dependiendo del grupo de edad que se considere.

  • Entre adolescentes y adultos jóvenes (16 a 24 años), aproximadamente 1 de cada 25 (4%) tienen problemas con las apuestas.
  • Entre adultos (25 a 45 años), la prevalencia de las apuestas compulsivas llega a su máximo valor.
  • Entre adultos mayores (de más de 45 años), la prevalencia de apuestas compulsivas es menor. Sin embargo, les cuesta reconocer las apuestas problemáticas como una adicción y son más vulnerables al suicidio.

¿Cómo Superar La Adicción A Las Apuestas?

La adicción a las apuestas es ciertamente un problema serio, con el potencial de destruir vidas. Sin embargo, eso no implica que los apostadores problemáticos carezcan de opciones.

Hay varias formas de terapia que pueden ayudar a apostadores a superar sus problemas con el juego:

🔸 Programas De 12 Pasos

Los programas de 12 pasos nacieron en el mundo del tratamiento de alcoholismo. Eventualmente, se expandieron para tratar adicción a narcóticos, al sexo, al juego, entre otras.

Jugadores Anónimos es un programa diseñado específicamente para curar la adicción al juego. Se enfoca en educar sobre la adicción, sanarla, crear buenos hábitos financieros, y mejorar la salud mental.

🔸 Entrevistas Motivacionales

La entrevista motivacional es una técnica terapéutica para promover el cambio conductual, la cual ayuda a los pacientes a explorar y resolver ambivalencias (como el deseo de apostar y el deseo de dejar de apostar).

A diferencia de otras terapias, tiene el propósito explícito de motivar al paciente a cambiar, y no solo a explorar. Utiliza aspectos empáticos y analíticos, evitando las discusiones y promoviendo la eficacia personal.

🔸 Programas De Autoexclusión

Los programas de autoexclusión permiten a jugadores problemáticos reportar su condición a comisiones de apuestas estatales y nacionales. A su vez, estas comisiones obligan a casinos y sitios de apuestas a limitar los servicios ofrecidos a quienes se autoexcluyen.

La autoexclusión puede ser total o parcial, y permanente o temporal. Algunos sitios de apuestas ofrecen sus propios programas de autoexclusión, mientras que otros solo siguen las listas de las autoridades. Sin embargo, su efectividad es limitada en muchos casos.

¿Cómo Ayudar A Alguien A Lidiar Con Una Adicción?

Si llegas a sospechas que alguien en tu entorno tiene un problema con las apuestas, hay muchas formas de ayudar. Sin embargo, es una situación sumamente delicada. Es importante proceder con precaución e informarse adecuadamente.

1. Apoyo Sincero

En primer lugar, es crucial que la persona en cuestión sienta que existe un apoyo sincero. Frecuentemente, un jugador problemático tiene una percepción distorsionada de la realidad. Eso incluye la forma en la cual lo perciben sus seres queridos.

Generalmente, temen que sus apuestas excesivas, pérdidas y conductas molesten a quienes los rodean. Por eso suelen confundir muestras de preocupación con rechazo y reprobación. Para lograr que el jugador escuche, es necesario lograr comunicarle un apoyo sincero.

Esto implica hacer a un lado las quejas a título personal. Hay que expresar un interés enfocado en el estado emocional del jugador problemático.

2. Evitar Críticas Destructivas

Sumado al punto anterior, es de suma importancia evitar las críticas destructivas. Al ver a un ser querido tomar malas decisiones, perder dinero y meterse en problemas, es natural querer criticar. Sin embargo, nuestras críticas solo hacen al jugador buscar refugio en las apuestas.

Una alternativa es buscar formas constructivas de comunicar nuestras frustraciones y preocupaciones. En vez de enfocarnos en las partes negativas de la conducta del jugador, podemos expresar cómo nos hace sentir.

Evita entrar en discusiones sobre culpabilidad. En vez de eso, es mejor plantear las conversaciones en función de mejoras puntuales o cambios graduales. Es una forma de aumentar su estabilidad y ayudar a desarrollar habilidades para manejar sus emociones.

3. Ayuda Profesional

En la mayoría de los casos, ayudar a un jugador empedernido requiere ayuda profesional. Es una condición bastante compleja y puede haber comorbilidad con otras condiciones de salud mental. Es preferible que haya un terapeuta o psiquiatra involucrado para supervisar el proceso.

Idealmente, la ayuda profesional debe ser aceptada por el apostador en cuestión. Sin embargo, esto no siempre es posible. En muchos casos, especialmente al principio, los apostadores problemáticos se niegan a aceptar que tienen un problema.

Por otra parte, el jugador no es el único afectado, por lo que no es el único que precisa ayuda. Los seres queridos que se ven heridos por su conducta también pueden requerir apoyo profesional.

4. Intervención Íntima

Una intervención puede ser una herramienta muy útil para comunicarse con un jugador adicto. Permite a las personas en su círculo íntimo expresar sus preocupaciones, y las formas en las que han sido heridos. Al mismo tiempo, provee un ambiente seguro para este proceso.

Las intervenciones pueden ser sumamente efectivas, sin embargo, requieren la presencia de un experto, terapeuta o mediador profesional. Asimismo, todos los participantes deben seguir el protocolo cuidadosamente. Las intervenciones mal ejecutadas pueden empeorar la situación.

¿Cómo Prevenir El Suicidio En Jugadores Problemáticos?

Cuando los apostadores problemáticos no reciben tratamiento de forma oportuna pueden llegar a la desesperación. Al tocar fondo, como tras una pérdida masiva o una racha de pérdidas, pueden contemplar el suicidio. Es un síntoma común en adictos a las apuestas.

Un porcentaje considerable de apostadores patológicos intenta cometer suicidio, y estos son más comunes en apostadores mayores. Es el trastorno adictivo con mayor tasa de suicidio y se cree que se relaciona con la percepción de la identidad de muchos apostadores.

Los jugadores problemáticos, especialmente de cierta edad, consideran las apuestas y vicios un fracaso personal y moral. Es por ello que les cuesta admitirlo ante otros y buscar ayuda. A su vez, cuando una gran pérdida o grave consecuencia hace imposible seguir escondiendo la situación, pueden ver el suicidio como el único escape.

Si tú o uno de tus seres queridos está experimentando pensamientos suicidas debido a las apuestas, busca ayuda.

Alternativas A Las Apuestas

Cada jugador tiene sus razones para apostar. Sin embargo, universalmente, los apostadores siguen volviendo al juego porque les da algo que necesitan en sus vidas. Una buena manera de manejar o reducir esa dependencia es sustituir las apuestas por otras actividades.

La actividad apropiada dependerá de qué busca cada apostador en el juego. A continuación, te presentamos algunas ideas:

Juego responsable - alternativas a las apuestas
Adrenalina

Una de las razones más comunes por las cuales los apostadores juegan es por la adrenalina. La emoción que causan las apuestas es, para muchos, incomparable. Pero la verdad es que muchas actividades son capaces de generar tanta o más adrenalina que apostar.

Por ejemplo, los deportes extremos y de aventura son un pasatiempo muy popular entre apostadores recuperados; entre ellos podemos encontrar el surf, la escalada libre o deportiva, bicicletas de montaña y demás.

Estos permiten descargar esa energía extra y producen grandes cantidades de adrenalina. Eso sí, hay que cuidarse de no cambiar un riesgo autodestructivo por otro.

Aburrimiento

Muchos apostadores vuelven al juego una y otra vez por puro aburrimiento. En esos casos, lo mejor es buscar pasatiempos constructivos.

Aprender a tocar un instrumento, un nuevo idioma o incluso comenzar a ir al gimnasio. Cualquier actividad que llene nuestros días  y nos nutra en vez de desgastarnos, puede ayudarnos a evitar el aburrimiento.

Relajación

Frecuentemente, las personas que sufren de altos niveles de estrés usan las apuestas para relajarse. Casos así requieren otras actividades que permitan a la mente descansar.

Puede ser algo tan sencillo como caminar por la naturaleza unos minutos al día, echarse a leer un buen libro a la sombra de un árbol o escuchar música relajante, ¡hay muchas formas sanas de relajarnos!

Timidez

La timidez lleva a muchos apostadores a recurrir al juego como forma de socialización. Apostar en un evento deportivo y verlo entre amigos puede sentirse como la única forma de tener contacto social.

En tales casos, la solución está en conseguir alternativas que permitan socializar. Por ejemplo, unirse a un club de lectura o algún club deportivo.

Problemas Financieros

Muchos apostadores comienzan sus rachas de apuestas porque quieren multiplicar sus ingresos. A veces tienen alguna meta, como comprar un auto o pagar un préstamo, pero se debe tener en cuenta que las apuestas no son una forma confiable de ganar dinero ni cumplir con responsabilidades económicas.

Si necesitas ayuda en esta área, lo mejor es consultar a un planificador financiero.

Mitos & Hechos Sobre La Ludopatía

A continuación, vamos a discutir algunos mitos sobre la ludopatía y revelar los hechos reales:

Mito #1: Los ludópatas apuestan todos los días

Hecho: Muchos creen que para ser un apostador problemático hay que apostar todos los días, pero ese no es el caso. De hecho, muchos apostadores patológicos solo apuestan semanal o mensualmente. Al contrario, de las creencias populares, son las graves consecuencias de sus apuestas lo que delata la adicción.

Mito #2: La ludopatía es un problema financiero

Hecho: Es común pensar que la adicción a las apuestas es un problema económico. En realidad, es definido como un problema emocional con consecuencias financieras. Se puede ser apostador compulsivo y al mismo tiempo ser un buen proveedor. No es un tema de solvencia, sino de lo incontrolable de la obsesión.

Mito #3: Hay que ser irresponsable para hacerse adicto al juego

Hecho: Frecuentemente, la gente cree que para sufrir de adicciones hay que tener la voluntad muy débil o ser irresponsable. Esto es completamente falso. Cualquiera puede hacerse adicto a las apuestas, independientemente de lo responsables que sean. Una vez que comienza el patrón adictivo, las personas pueden mostrar conductas irresponsables para seguir con su adicción.

Mito #4: La ludopatía no es problema si el apostador tiene con qué pagar

Hecho: Ganar mucho dinero o tener grandes cantidades de dinero no significa que alguien no sea un ludópata. Los patrones de conducta riesgosa y la obsesión compulsiva con las apuestas influyen en todas las áreas de la vida.

Por ejemplo, las relaciones interpersonales y familiares del ludópata suelen verse gravemente afectadas. Es la conducta lo que define al ludópata, no las consecuencias financieras.

Mito #5: Cualquiera puede reconocer a un ludópata

Hecho: Con la mayoría de los trastornos de adicción, reconocer a un adicto no es difícil, hay muchas señales externas y visibles. Sin embargo, esto no aplica para los problemas con las apuestas. La ludopatía es una conducta fácil de esconder, especialmente hoy en día, con tantos casinos en línea.

Recursos De Ayuda Para Apostadores

Hoy en día, existen muchos recursos mundialmente reconocidos para ayudar a apostadores problemáticos. A continuación, reseñaremos brevemente algunos de ellos:

BeGambleAware

BeGambleAware.org es una organización de información y apoyo en línea para apostadores, ofreciendo información sobre apuestas, cómo apostar de forma más segura y recursos para ludópatas. Es totalmente gratuito, administrado por una institución caritativa, GambleAware. Está disponible únicamente en idioma inglés.

GamblersAnonymous

Gamblers Anonymous (Jugadores Anónimos) es una de las organizaciones que lidian con ludopatía más famosa en el mundo. Es un grupo de apoyo que sigue el modelo de programa de 12 pasos. Asimismo, en su sitio web en inglés puedes hallar enorme variedad de recursos útiles. Su página en español también tiene muchos recursos útiles e información valiosa.

GamTalk

GamTalk es uno de los rincones del internet más amigables para con apostadores en general. Cuentan con servicio de chat en vivo, incluyendo chats enfocados en la rehabilitación. También proveen historias motivacionales, un foro comunitario y recursos para tratamiento y soporte.

ProblemGambling

ProblemGambling es un servicio patrocinado por el CAMH, el Centro para la Adicción y Salud Mental de Canadá. Es un espectacular recurso gratuito con muchas herramientas, vídeos, autoayuda y recursos para apostadores, parientes y amigos.