Esta página web es únicamente para mayores de edad.
¿Eres mayor de edad?
Debes tener 18 años o más para acceder a esta web.
Forma parte de nuestro compromiso con el juego responsable.
Lo sentimos, el acceso actualmente no está disponible debido a tu edad o ubicación

¿RTP o volatilidad? ¿Qué define a las máquinas tragaperras ‘sueltas’?

Una máquina tragaperras que se describe como ‘suelta’ o ‘apretada’ tiene relación con el porcentaje de recuperación del juego. Esto quiere decir que las máquinas tragaperras que tienen un porcentaje de amortización superior a la media son consideradas máquinas ‘sueltas’ o ‘flojas’. Al contrario, las máquinas tragaperras que tienen un porcentaje de amortización inferior a la media son consideradas máquinas ‘apretadas’.

Para los jugadores, las máquinas tragaperras ‘sueltas’ son aquellas que ofrecen mejores pagos. Por ello mismo, muchos casinos online intentan ‘venderse’ con el atractivo de ofrecer las máquinas más sueltas del mercado, lo que muchas veces no es verdad.

En este artículo, nos vamos a centrar en las máquinas tragaperras ‘sueltas’ y en aquello que mejor las define. Si juegas de forma habitual a los casinos online y, sobre todo, a las máquinas tragaperras, sin duda alguna te interesa conocer estos conceptos y entender de qué hablamos. No te preocupes, porque te lo explicamos de modo simple y sencillo.

¿Qué es el RTP y cómo se calcula?

El RTP de un juego es el Retorno al Jugador (de inglés, Return To Player). Esto quiere decir que es la cantidad de dinero que un casino en línea le devuelve al jugador. En otras palabras, se trata del concepto literalmente opuesto al de ‘ventaja de la casa’, el cual se refiere a la cantidad que la casa, o el casino en línea, se queda para sí misma.

El RTP se expresa con un porcentaje y a la hora de su cálculo se tiene en cuenta el periodo de tiempo de cada partida. La fórmula para calcular el porcentaje de RTP de una máquina tragaperras en concreto sería la siguiente:

RTP = (Cantidad Total Devuelta a los Jugadores / Cantidad Total Apostada) x 100

Hay que tener en cuenta que las máquinas tragaperras suelen pagar botes más grandes en comparación con otros juegos de azar, por lo que también suelen pagar con menos frecuencia para que la casa pueda mantener un margen de beneficio. Por ello mismo, el porcentaje de RTP se calcula siempre a largo plazo.

¿Cómo funciona el RTP en las máquinas tragaperras?

El porcentaje promedio de los casinos de la actualidad suele estar entre el 95% y el 97%. ¿Y esto qué significa realmente? Pues que si jugamos a una máquina tragaperras con un RTP del 95% y hacemos un total de 1.000 apuestas de 1€ (1.000€ en total), la probabilidad nos indica que seremos capaces de recuperar un total de 950€, por lo que el casino se quedará con 50€.

Sin embargo, y aunque cada vez ocurre menos, muchas máquinas tragaperras no suelen indicar este dato con exactitud. Lo mejor es que nos fijemos en su porcentaje de RTP para saber si tenemos buenas posibilidades de generar beneficios. Aun así, recuerda que la casa siempre gana.

¿Qué es la volatilidad en las máquinas tragaperras?

Llamamos volatilidad a la medida de riesgo de las máquinas tragaperras. Esto es lo que determina la frecuencia de premios que dicha tragamonedas reparte y la cantidad de los mismos.

Mucha gente cree que cuando se juega mucho a una tragamonedas y esta no da premio, es que se está ‘calentando’ y pronto dará un premio mayor. Sin embargo, esto no es cierto, y basar nuestra estrategia de juego en esta premisa es un error habitual. No existe un número exacto de jugadas para que una máquina tragaperras de un premio. Lo que sí es útil es analizar tanto el RTP como la volatilidad de las máquinas tragaperras a las que pensamos jugar.

El cálculo de la volatilidad se realiza de forma muy simple. Para ello, se tiene en cuenta la cuantía del mayor premio entregado con la cuantía del menor premio. El resultado será la volatilidad de dicha tragaperras. Por tanto, cuanto mayor sea el resultado, mayor será la volatilidad de la máquina.

Tipos de volatilidad

En las máquinas tragaperras encontramos tres tipos de volatilidad: baja, media y alta. Una máquina tragaperras solo puede tener uno de los tres tipos, lo que nos ayuda a identificar más fácilmente nuestras posibilidades de ganar.

●     Volatilidad baja

Las tragaperras más atractivas para los jugadores son aquellas que tienen una baja volatilidad, porque estas suelen entregar más premios con más frecuencia. Esto también implica que los premios que entrega no son muy altos, por lo que son máquinas tragamonedas idóneas para jugadores que arriesgan poco.

●     Volatilidad media

Estas máquinas tragamonedas se sitúan en el centro de la volatilidad, es decir, ni entregan muchos premios, ni entregan pocos. Por tanto, son tragamonedas que implican un mayor riesgo, pero que entregan mejores premios.

●     Volatilidad alta

Las tragaperras con volatilidad alta son aquellas que reparten premios con muy poca frecuencia. Aunque no lo creamos, este dato también supone un cierto atractivo, y es que son las tragamonedas que entregan los premios más altos. Los jugadores más experimentados suelen optar por estas por la sencilla razón de que pueden conseguir las mayores ganancias.

¿Cómo se deben de medir las máquinas tragaperras ‘sueltas’?

Cada jugador debe fijarse en el dato que considere más conveniente a la hora de jugar en máquinas tragaperras. Podemos tomar como referencia el RTP de la misma o bien la volatilidad, ya sea baja, media o alta.

Sin embargo, consideramos que la volatilidad es un factor más determinante e importante a la hora de jugar, ya que el RTP es un porcentaje que se mide a largo plazo y no interesa tanto. Una baja volatilidad nos ofrece una mayor posibilidad de ganar con más frecuencia, mientras que una alta volatilidad reduce estas posibilidades.

En definitiva, la volatilidad también depende de la cantidad de premios que queramos recibir. Si queremos arriesgar poco, pero tener más opciones de ganar, debemos elegir máquinas tragaperras de baja volatilidad, aunque estas entreguen premios de menor cantidad. En cambio, si no nos importa arriesgar más para conseguir ganancias mayores, quizá podamos pensar en las tragamonedas de alta volatilidad. La cuestión es saber decidir.

Artículos relacionados